Gracias a los adelantos tecnológicos, la calidad de las pantallas de hoy no tienen nada que ver con las de hace 10 años. La iluminación LED ha conseguido que la imagen haya mejorado de un modo sobresaliente. Así mismo, las diferentes configuraciones de retroiluminación o el uso de iluminadores orgánicos están revolucionando el modo de ver la televisión. Aunque algunas de estas novedades todavía están por mejorar y por abaratarse.

Pantallas LCD

Las siglas LCD corresponden al término inglés Liquid Crystal Display. Estas pantallas eran hace pocos años las más comunes, hasta la irrupción de las pantallas LED. Ahora, los paneles LCD se fabrican con pantallas LED para que sean más rentables energéticamente. Los vemos en las nuevas tecnologías punteras de imagen, pero no tienen mucho que ver con los antiguos LCD, son paneles LED más avanzados.

Qué son las pantallas LED

La diferencia entre las pantallas LED y las LCD es que en lugar de una fuente de luz, las LED utilizan un sistema de retroiluminación basado el leds, por lo que son mucho más eficientes energéticamente. En la actualidad son las más comunes de ver en televisores. También se diferencian en que las pantallas LCD suelen ser menos delgadas ya que su fuente de luz ocupa más espacio.

Las pantallas LED pueden ser Edge LED, esto es que tienen la iluminación solo en los bordes, o Full LED, que cubren todo el panel. Las Full LED obtienen muy buen resultado de brillo y contraste gracias a una iluminación más uniforme.

Panel IPS:
Tanto las pantallas LED como las LCD pueden ser IPS. Son paneles que consiguen una representación del color, contraste y ángulos de visión de muy alta calidad. El problema que tienen es que tanta calidad en el panel de color repercute en el tiempo de respuesta de la imagen, a pesar de ello está bastante mejorada.

 

Panel TN:
El tiempo de respuesta de estos es muy alto, por lo que muchos gamers los eligen para sus equipos. Es bastante barato de fabricar y el nivel de colores no es tan bueno como en los IPS. Mientras que un IPS puede tener un mínimo de 4 ms de tiempo de respuesta, el panel TN lo tiene de 1 ms como máximo.

 Qué es OLED

La encontramos en televisores de gama alta. Se trata de pantallas de muy alta calidad, la más alta del mercado. A diferencias de las pantallas LED o LCD, que usan la retroiluminación general del panel de píxeles, estas pantallas cuentan con un diodo emisor de luz por cada píxel. Esto quiere decir que cada píxel está iluminado por separado, lo que otorga a este tipo de pantallas unas características únicas de color, de contraste y de brillo.

Los negros también se ven mucho más mejorados y el contraste de la imagen se aprecia mucho mejor. Precisamente ningún otro panel permite ver los negros con tanta calidad. Las pantallas OLED, al tener una tecnología de píxel por píxel pueden ser flexibles, que son los tipos de televisores del futuro que ya empiezan a irrumpir en muchas ferias y exhibiciones del mundo tecnológico.

Qué son las pantallas QLED

No nos despistemos. Aunque la nomenclatura es muy similar a la de OLED o AMOLED, las pantallas QLED tienen muchas diferencias. En la actualidad es Samsung quien comercializa televisores con la patente de esta tecnología. Las siglas de QLED corresponden a Quantum dot light emitting Diode o diodo de luz cuántico, se basa en nanocristales de emisión de luz. Estas pantallas llevan paneles LCD porque necesitan de una retroiluminación, también se podría decir que son como paneles LED algo más avanzados. Los QLED también activan los píxeles de los paneles por separado, para lograr mejor contraste y mejor rendimiento de la energía.

Qué son las pantallas NanoCell

LG ha patentado esta nueva tecnología para sus pantallas y el resultado no puede ser más satisfactorio. Las pantallas NanoCell también precisan de retroiluminación, por lo que llevan un panel LCD como las QLED. La forma de emitir imagen en estas pantallas es mediante la introducción de una nueva capa compuesta de nano-partículas de 1 nanómetro, de ahí su denominación. Lo que hace esa capa es filtrar los colores para que estos se reflejen lo más realista posible. Así consigue que no haya ni saturación excesiva (como a veces ocurre en los QLED) ni desaturación. La tecnología Nanocell saca el máximo partido a los colores RGB (rojo, verde y azul), elimina las impurezas de los amarillos y los naranjas y consigue imágenes más realistas. Lo mejor de estas pantallas es que el color de la imagen no se modifica con el ángulo de visión, los colores no pierden intensidad cambiando nuestra posición en el sofá, lo cual las hace mucho más especiales. 

Qué es AMOLED

Muchas marcas de móviles como Samsung ha empezado a aplicar la tecnología AMOLED en sus pantallas. Las AMOLED son pantallas OLED de matriz activa y utilizan la misma tecnología que las OLED. La diferencia principal radica en que tienen una matriz que ilumina cada píxel solo cuando este se activa electrónicamente. Esto repercute directamente en el consumo de batería, razón por la que muchos móviles la tienen.

Una característica curiosa de las pantallas AMOLED es que tienen dos estructuras de subpíxeles. La primera es la más conocida, la RGB estándar, con colores rojo, verde y azul en sus píxeles; la segunda es la RGBG Pentile, que además de píxeles de color rojo y azul contiene dos subpíxeles de color verde. En muchas ocasiones se dice que la calidad de imagen de las pantallas AMOLED tienen la pega de tener unos colores demasiado vivos o saturados.